miércoles, enero 4

Y de pronto me doy cuenta que ya no tengo catorce, que ya no soy esa niñita asustada que se sentaba mentalmente en un rincón a mirarlos a todos con grandes ojos de inocencia y desorientación. Es extraño. Siempre lo es.

No hay comentarios: