lunes, octubre 3
















Cuando él le preguntó si acaso había oído del concurso de literatura y si pretendía participar, ella respondió que sí y que no, respectivamente, entre balbuceos nerviosos más relacionados con su falta de habilidades sociales que con lo peculiar de la pregunta en sí y lo que le causaba quien preguntaba. Luego, cuando él se alejó y ella comprendió que una persona con quien nunca antes había hablado acababa de hacerle una pregunta relacionada con uno de sus pasatiempos más ocultos, la sensación de no pertenencia que la había invadido durante toda la velada desapareció por completo y su boca se curvó en una sonrisa cristalina de niña ilusionada, mientras pensaba, entre acotaciones sarcásticas y reproches de sus otros yo, en lo maravilloso de los conocidos/desconocidos que te hacen sonreír.

(This should be a secret. But it's not)

No hay comentarios: