domingo, septiembre 25

Conclusiones dominicales

Decir que intento reemplazarte es absurdo, patético y ridículo, pero es la verdad-y suele ser así. Lamentablemente, debo admitir también que no existe nadie que pueda ocupar tu lugar de la forma que tú hacías, porque eres un ente diferente a los demás- como todos, anyway. Cuando logre comprender que no debo intentar ocupar tu lugar, sino crear uno nuevo para una persona completamente nueva (y que por más que se parezca a ti en algunos sentidos, NO ES TÚ), podré, entonces, rehacer mi vida. Y estoy consciente de todo eso, pero aun no lo siento. Todavía creo que tengo que encontrar alguien que sea tú, y por eso me atrevo a decir que estoy en mi posición actual. Al menos sé que tú mismo ya no ocuparás más tu lugar.

No hay comentarios: