martes, abril 26




Así que digamos que de alguna manera las cosas van un poco -a tiny bit- bien. Entonces, por extensión, lo mejor de la vida es haber tenido un día semi ajetreado, con ejercicio físico, discusiones sobre racismo y funciones matemáticas incluidas, y llegar a la casa a tomarse un capuccino + un sandwich para sentarse en el escritorio a leer sobre la Guerra Fría y la Segunda Guerra Mundial. La mezcla perfecta sin lugar a dudas. +1000.

No hay comentarios: