martes, diciembre 29


Hay que poner en orden todo este mar de pensamientos, por más imposible que parezca en estos momentos. Es completamente cierto que el motivo por el que aparentemente ocurre lo que denominamos 'crisis de angustia' sea aquél, ¿cómo se puede ser tan débil?, pero es lo único lógico que se me ocurre, y a la vez eso mismo es lo que, según descubrí, ha dado paso a todo lo sucedido después. Pero ¿cómo dejo de estar resentida? Después de lo que pasó es demasiado lógico y normal que prácticamente sienta repulsión hacia él y una risa malévola se me escape de entre los labios cada vez que me entero de algún fracaso. ¿Cómo dejo de odiarlo? Si esa es la solución a todo lo demás -al menos a eso que me obliga a ir a ese lugar cada cierto tiempo- entonces necesito encontrar la manera. Empezaré por verlo más seguido, quizás eso ayude. Lo demás es... más complicado. Odio que todo eso me haya creado cierto 'trauma', pero es la estúpida verdad y se nota a mil kilómetros. Ese miedo que me invade cada vez que estoy a punto de encontrarme con alguien no puede tener otra explicación, simplemente no puede y no la tiene. Pero no sé cómo superarlo. Si se lo comunico a la persona actual entonces dejará de tener sentido, porque una vez que exteriorizas algo así la poca lógica que poseía deja de existir y te sientes como un ser imbécil y débil, vulnerable.

Continuaré en horas más cuando llegue de... ese lugar.

No hay comentarios: