martes, mayo 5


Quiero más polerones con capucha, para poder caminar sin tener que mirar a nadie. Quiero esas botas que vi en el escaparate hoy, imaginándome saltando sobre charcos de lluvia inexistentes en atardeceres morados. Quiero el vinilo de una de mis bandas favoritas, o que Kurt Cobain y Elvis Presley se aparezcan de la nada en mi habitación y comiencen a interpretar sus más grandes éxitos. Quiero quedarme horas y horas tirada en la cama, viendo las ciento y algo películas que nombré en la entrada anterior, con un parlante brindándome sonido y tres bolsas de rolls para sobrevivir. Quiero detener el tiempo cuando esté con él, para mirarlo a los ojos durante unos instantes y saber exactamente qué decir o qué hacer cuando el tiempo vuelva a correr. Quiero viajar a Inglaterra y conocer a un guapísimo vecino gay que se convierta en mi mejor amigo y confidente. Quiero tener una máquina del tiempo para vivir unos cuantos meses o años en los sesenta u ochenta. Quiero tener una imagen más real dentro del corazón negro que cuelga de mi cuello. Quiero comprarme todos los libros que me interesan, todos los que están en las librerías a las que usualmente voy. Quiero ir a un concierto de Pearl Jam y quedarme parada en medio del recinto cuando todos se hayan ido... Quiero aprender a sentir, o quizás desterrar todo tipo de sentimiento de mí. Quiero sonreír.

1 comentario:

Tamy ^^ dijo...

como fluye tu encanto natural... Te quiero EM)