sábado, mayo 23


Que levante la mano inmediatamente aquél que tenga buenos fundamentos para afirmarme que la vida no es similar a una película. ¿Acaso no es peliculesco estar sentada entre una multitud de desconocidos con música italiana de fondo (y eso es de película precisamente porque los últimos tres días me he tragado la trilogía de Ford Coppola como si fuese agua potable) y una exposición de objetos antiguos? ¿Acaso no es peliculesco decir "quiero ver a equis persona" y que esa persona aparezca a los pocos segundos? Vamos, la vida es una película. Y, claro, nosotros mismos somos los directores... Podemos hacer los cambios que queramos, dirigir nuestros pensamientos y nuestras acciones, somos prácticamente dueños de ellas... pero al fin y al cabo, siempre debemos mantenernos apegados al guión previamente escrito, pues si no lo hacemos lo único que conseguiremos es desperdiciar lo que nos ha costado dirigir la película y arruinar el proyecto más importante de todos.

1 comentario:

Tamy ^^ dijo...

Te apoyo :)

Además asi me quito el peso de creer que soy psíquica, ya que ultimamente todo lo que digo sucede D:

Será un lindio día para ti :O