domingo, marzo 15




Quiero ser la plebeya con aires de realeza en el cuento de hadas de algún tipo que crea en algo sobrenatural. Quiero ser la luz en la vida de alguna persona que acostumbraba vivir en la oscuridad. Quiero ser importante en la existencia de alguien, quiero ser más de lo que soy. Ya no me importa si eres tú el que me arranca sonrisas de la nada con su simple presencia, ya he entendido que esto no me llevará a ningún lado. No puedo seguir lamentándome porque nunca sucedió nada... sí me basta con tu amistad, y sé que acabaré controlando mis temblores al verte y que podré saludarte con total naturalidad. Ya no me interesa demasiado esconder todo esto. Sé que te quiero y no tengo la intención de negarlo, no tiene sentido hacerlo. No es que vaya a gritártelo la próxima vez que te vea, pero a partir de ahora dejaré las metáforas cuando te aparezcas entre mis escritos. Estoy más consciente que nunca de que te quiero más de lo que debí permitirme, y por eso mismo ya no intentaré algo más. Acepto que acostumbro buscarte en muchos lugares y que llego a decepcionarme si no te encuentro, acepto que cuando te veo mi mundo parece temblar y comienzo a reaccionar como si estuviera frente a mi actor de cine favorito... Eres mucho dentro de mi mundo, lo acepto. Ya no tiene sentido seguir negando que entre noches de insomnio suelo recordar los momentos vividos y me pierdo entre el vago recuerdo de tu voz... Y no me importa si llegas a leer esto, es precisamente lo que he querido decirte desde hace algún tiempo. Por supuesto que no me atrevo a decírtelo directamente y es por eso que lo escribo... Sí, sí. Acepto que te quiero demasiado y que eres alguien muy importante dentro de mi vida. Acepto que a veces aún creo que puede pasar algo entre nosotros. Acepto que a veces reviso mi celular buscando algún SMS tuyo y me entristece no hallarlo. Acepto muchas cosas... Y aunque te quiero más que a nadie y podría perdonarte absolutamente todo lo que me hicieras, sé que tú no eres la persona con quien debería estar... Después de todo, si lo fueras... ya habría sucedido, ¿no?

No hay comentarios: